28 abril 2014

Kitaro - Final Call

Hay ciertos trabajos que cuando los escuchas te quedas sin palabras ante ellos, este "Final Call" es uno de ellos.
El gran maestro japonés Kitaro nos presenta un disco de esos a los que ya no nos tenía acostumbrados, un disco sorprendente, dónde si podemos encontrar sus sonidos más característicos, pero que al mismo tiempo lo ha inundado con sonidos electrónicos los cuales parecía tener un poco olvidados.
"Final Call" es un trabajo que nos sorprende desde la primera nota, desde que comienza con el tema que precisamente le da título, los sonidos electrónicos se van apoderando de ti, pero no se limita sólo a eso, sino que los sonidos más característicos de él y que también domina el maestro Kitaro, también están presentes, todo ello se va uniendo a la perfección creando un disco lleno de armonía y de preciosas melodías. Temas cómo "Yo-en" te atrapan sin remedio, o en "Valley Of The Spirit" dónde esas voces corales que me hicieron recordar a la banda sonora de la película "Avalon" también de un gran compositor japonés cómo Kenji Kawai, el "Moment Circle", con ese piano con el que finaliza el tema y sin olvidarnos del impresionante "Solar Eclipse" con el que finaliza este disco, un tema dónde une secuencias electrónicas, voces corales, sonidos de tambores, simplemente sin palabras, todo este conjunto encaja a la perfección y consigue crear uno de los trabajos más impresionante del gran maestro japonés.
Kitaro es un clásico por derecho propio, lleva muchos años creando discos inolvidables, conjugando a la perfección la fusión de lo tradicional con elementos más modernos, ha sabido crear maravillosas bandas sonoras, crear trabajos donde los majestuosos tambores japoneses taiko dominaban el espacio, pero en esta "Final Call" ha sabido unir todo ese saber hacer, toda esa experiencia acumulada durante tantos años para crear un disco de esos que se tienen que convertir por derecho propio en un clásico, de esos trabajos que te sientes orgulloso de haber escuchado, y de los que dices, que por favor, no sea ésta la "Última Llamada", necesito seguir escuchando más maravillas cómo esta.